Un pastelero cristiano se enfrenta nuevamente a otra demanda por negarse a realizar un pastel para celebrar una transición de género.

Anteriormente Jack Phillips ha sido objeto de ataques por parte de activistas LGBTQ.

El propietario de Masterpiece Cakeshop en Lakewood, Colorado, tiene victorias legales anteriores, incluida una de la Corte Suprema de Estados Unidos en 2018.

En aquella oportunidad, Phillips fue a juicio tras negarse a hacer una tarta de boda para una pareja del mismo sexo.

Ahora está siendo demandado por Autumn Scardina, una abogada transgénero que quería una tarta azul por fuera y rosa por dentro para celebrar su transición. Ella había intentado encargar la tarta en 2017, el mismo día en que el Tribunal Supremo dijo que escucharía el caso de la boda entre personas del mismo sexo de Phillip.

El pasado lunes, Scardina se reunió con un juez estatal en Denver, argumentando que Phillips se aferraba a la creencia de que, como cristiano, no haría el pastel de boda del mismo sexo porque implicaba una ceremonia religiosa, pero vendería productos adicionales, informó Associated Press.

Sin embargo, el abogado de Phillips, sostuvo que la negativa de Phillips a hacer la tarta transgénero tenía que ver con el mensaje que transmitía la tarta y no porque estuviera discriminando a Scardina.

El abogado principal de Alliance Defending Freedom, Jim Campbell, denunció el último caso como «otro intento» de acosar a Phillips, ya que se ha enfrentado a batallas similares durante casi la última década.

«Esta última demanda parece otro intento desesperado de acosar al artista de pasteles Jack Phillips», dijo el abogado.

«Y tropieza con el único detalle que más importa: Jack sirve a todo el mundo; simplemente no puede expresar todos los mensajes o celebrar todos los eventos a través de sus pasteles personalizados».

«Ningún estadounidense debería ser intimidado o desterrado del mercado simplemente por vivir y trabajar de forma coherente con su fe», señaló.

«Pero esta nueva demanda amenaza con hacer precisamente eso», agregó.

Scardina había demandado a Phillips ante la Comisión de Derechos Civiles de Colorado, que encontró supuestas evidencias de discriminación por parte del pastelero. Phillips en respuesta, presentó una demanda federal contra esa comisión, acusándola de emprender una «cruzada para destruirlo».

En 2019, ambos casos fueron abandonados en virtud de un acuerdo que permitía a Scardina proseguir con una demanda de forma independiente.