Un legislador de Texas presentó un proyecto de ley que aboliría y penalizaría los abortos, dejando a las mujeres y los médicos que realizan el procedimiento para enfrentar cargos criminales que podrían conllevar la pena de muerte.

La legislación, presentada el martes por el representante estatal Bryan Slaton, no incluye excepciones por violación o incesto. Exime los embarazos ectópicos que amenazan gravemente la vida de la mujer “cuando no se dispone de una alternativa razonable para salvar la vida tanto de la madre como del feto”.

“Es hora de que Texas proteja el derecho natural a la vida de los tejanos más pequeños e inocentes, y este proyecto de ley hace precisamente eso”, dijo Slaton. “Es hora de que los republicanos dejen en claro que realmente pensamos que el aborto es un asesinato … Los niños no nacidos están muriendo a un ritmo más rápido en Texas que los pacientes de COVID, pero Texas no se está tomando en serio la crisis del aborto”.

En el pasado, el representante estatal Tony Tinderholt, republicano por Arlington, presentó medidas similares, quien recibió amenazas de muerte y fue puesto bajo la protección del Departamento de Seguridad Pública de Texas después de que presentó el proyecto de ley en 2017. La legislación no recibió una audiencia.

Publicidad

En 2019, un proyecto de ley relacionado de Tinderholt generó casi ocho horas de testimonio público. El representante estatal Jeff Leach, republicano por Plano, enfrentó “preocupaciones de seguridad” ese año después de que dijo que el proyecto de ley no saldría del comité que presidió para una votación del pleno de la Cámara. El proyecto de ley murió en el comité.

Según el proyecto de ley presentado el martes, las mujeres que se someten a un aborto y los médicos que realizan el procedimiento podrían ser acusadas de agresión u homicidio, que se castiga con la muerte en Texas, confirmó Shannon Edmonds, abogada de la Asociación de Abogados de Distrito y Condado de Texas. La asociación no tiene posición en el proyecto de ley.

El proyecto de ley podría requerir que las personas presenten pruebas o testifiquen sobre delitos que involucren la muerte o “lesiones corporales a un feto” y ofrecería inmunidad a quienes lo hagan.

También instruye al Fiscal General del estado a monitorear y “dirigir a una agencia estatal para hacer cumplir esas leyes, independientemente de cualquier estatuto federal, regulación, tratado, orden o decisión judicial”.

El proyecto de ley prohíbe los abortos a partir de la fertilización; la mayoría de los abortos en Texas están actualmente prohibidos después de las 20 semanas. El lenguaje del proyecto de ley cita la opinión de un juez en un caso reciente de la Corte Suprema, June Medical Services, L.L.C. v. Russo, que dice que la Constitución “no limita la capacidad de los Estados para regular o incluso prohibir el aborto”.

Slaton, un republicano de primer año de Royse City, intentó anteriormente evitar que la Cámara nombrara puentes o calles sin antes votar para abolir el aborto. La enmienda fracasó, pero fue apoyada por más de 40 legisladores, aproximadamente la mitad de los republicanos en la Cámara.

Cuando se le preguntó sobre el lenguaje y el efecto del proyecto de ley, Slaton dijo, sin más explicaciones, que no cree que su proyecto de ley “ponga a una sola persona en la cárcel. Todo lo que hace mi proyecto de ley es decir que un niño por nacer es lo mismo que un niño nacido y deberían ser tratados de la misma manera por las leyes “. El vicegobernador Dan Patrick ha identificado dos proyectos de ley sobre el aborto que serán temas prioritarios durante la sesión legislativa que comenzó en enero. Uno prohibiría casi todos los abortos si la Corte Suprema anulara la decisión Roe v. Wade o modificara las leyes sobre el aborto. El otro no se ha presentado, pero se espera que sea un “proyecto de ley de latido del corazón” que podría prohibir los abortos antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas.