SAN ANTONIO, Texas. – El condado de Bexar y la ciudad de San Antonio emitieron una orden en conjunto en la que se le exige a las empresas que sean sinceras con los clientes sobre si se requieren mascarillas en las instalaciones luego de que la orden del gobernador, Greg Abbott, expiró este miércoles.

Los dueños de negocios deberán exhibir sus políticas de cubrebocas, ya sea que sean obligatorias o no, en la entrada de sus establecimientos según las órdenes firmadas por el juez del condado Nelson Wolff y el alcalde Ron Nirenberg.

Publicidad

“Creemos que es importante para la persona que llega a ese negocio saber si está entrando en un entorno seguro o no y dejar que tome esa decisión”, dijo Wolff en su reunión informativa diaria sobre el coronavirus con el alcalde.

Las ciudades y los condados no pueden exigir que los residentes usen mascarillas, ni exigir que las empresas las requieran. Pero las empresas, por sí mismas, son libres de exigir que cualquiera que entre en sus instalaciones se ponga una máscara.

Si un cliente se niega a hacerlo y no se marcha, puede ser acusado de invasión a la propiedad.

“Si el cliente es beligerante o combativo, le pedimos al propietario de la empresa que no se tome la ley en sus propias manos, que llame a la policía”, dijo el fiscal de distrito del condado de Bexar, Joe Gonzales. “

Abbott anunció la semana pasada que levantaría su orden del uso obligatorio de mascarillas en todo el estado, junto con los límites de capacidad en bares, restaurantes y otros negocios.

Fuente: Univision San Antonio