El presidente Joe Biden anunció este jueves nuevas sanciones económicas contra Rusia con el objetivo de mermar el financiamiento militar de su homólogo ruso Vladimir Putin, cuyo ejército invadió a su vecino Ucrania.

Estados Unidos impuso este jueves nuevos límites en lo que se puede exportar a Rusia.

“Vamos a limitar la capacidad de Rusia de negociar, de ser parte de la economía mundial. Vamos a frenar su capacidad de financiar las fuerzas armadas”, explicó el mandatario, que horas antes sostuvo una reunión virtual con líderes del G7.

«Hemos acordado seguir adelante con devastadores paquetes de sanciones y otras medidas para hacer que Rusia rinda cuentas. Apoyamos al valiente pueblo de Ucrania», había escrito Biden en su cuenta de Twitter tras reunirse con el G7, siete de los países con las economías más fuertes del mundo.

Biden aclaró que las tropas estadounidenses no participarán del conflicto armado en Ucrania, y solo reaccionarían “para defender a nuestros aliados en la OTAN”. Con ese objetivo, el presidente ordenó el envío de otros 7,000 soldados a Alemania en caso que el conflicto se expanda más allá de las fronteras ucranianas.

«Este es un momento de peligro para toda Europa y la libertad en el mundo», subrayó el mandatario. 

UCRANIA PIDE AYUDA INTERNACIONAL

Por su parte, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy instó a los líderes mundiales a prestar asistencia a Ucrania y ayudarla a proteger su espacio aéreo, e instó a sus compatriotas a defender el país.

El ministro ucraniano de Exteriores, Dmytro Kuleba, dijo que “el mundo puede y debe detener a Putin. Este es el momento de actuar”.

Rusia lanzó la noche del miércoles (madrugada del jueves en Ucrania) un amplio ataque contra Ucrania y empleó bombardeos aéreos y artillería contra ciudades y bases, mientras los civiles huían en trenes y autos.

El gobierno ucraniano dijo que tanques y tropas rusas habían cruzado la frontera, en una “guerra de gran escala” que podría reescribir el orden geopolítico y cuyas consecuencias se hacían notar en todo el mundo.

Putin anunció una gran operación militar en un discurso en el que restó importancia a las sanciones y condenas internacionales e hizo una sombría alusión al arsenal nuclear de su país al amenazar con “consecuencias que nunca han visto” a cualquier país extranjero que intentara interferir.

EEUU ya había tomado medidas para aislar al gobierno ruso de financiamiento occidental al sancionar a dos de sus bancos y prohibirle comerciar su deuda en mercados estadounidenses y europeos.

Las sanciones incluyen a líderes civiles de la jerarquía rusa y a dos bancos considerados particularmente cercanos al Kremlin y al ejército ruso, con más de $80,000 millones en activos.

Según las sanciones, se congelarán todos los activos de esos bancos en jurisdicciones de EEUU.

Noticia por: Telemundo